Afecciones a la piel por contaminaci贸n del aire

La representaci贸n de la poluci贸n es una combinaci贸n de diversos elementos, lo que complica determinar cu谩l componente exacto desencadena una respuesta espec铆fica. Con algunas asociaciones m谩s evidentes que otras, como los v铆nculos bien establecidos entre las emisiones vehiculares y los trastornos respiratorios en adultos y ni帽os saludables, la amenaza podr铆a derivar de algunos elementos combinados, siendo los m谩s comunes contaminantes como el humo de di茅sel, part铆culas ultrafinas y benzo(a)pireno.

En la mayor铆a de los casos, estas part铆culas por s铆 solas no representan un riesgo para la salud del individuo, pero los productos qu铆micos que se adhieren a ellas s铆 lo hacen. Por ejemplo, el polvo urbano suele constar de aproximadamente 224 sustancias qu铆micas t贸xicas que var铆an desde hidrocarburos polic铆clicos arom谩ticos hasta metales pesados y pesticidas. Las concentraciones de poluci贸n suelen ser demasiado grandes para penetrar la piel, pero los distintos productos qu铆micos adheridos a ellas son de menor tama帽o y cuentan con esta capacidad. Un ejemplo notorio de contaminante cotidiano es el humo del tabaco, que ha demostrado contener m谩s de 6.000 sustancias qu铆micas.

Los conservacionistas indican que el aumento de la poluci贸n registrado durante un per铆odo espec铆fico y el n煤mero de personas afectadas por afecciones cut谩neas durante ese intervalo son directamente proporcionales. Aunque los primeros s铆ntomas podr铆an ser la aparici贸n de acn茅, eczema y urticaria, la salud de la piel puede estar en peligro m谩s all谩 de meramente el aspecto est茅tico. Seg煤n Whitney Bowe, dermat贸loga de la Escuela de Medicina Icahn de Mount Sinai en Nueva York, en la 煤ltima d茅cada ha surgido mucha informaci贸n nueva sobre los factores estresantes ambientales, evidenciando que si bien anteriormente se entend铆a que el peligro que presentan los contaminantes del aire estaba vinculado principalmente a la parte externa de la piel, investigaciones recientes sugieren que la exposici贸n puede tener implicaciones m谩s profundas. Bowe menciona que los qu铆micos capaces de atravesar la piel podr铆an desempe帽ar un papel en el desarrollo de afecciones como el asma o el c谩ncer de mama.

La dermat贸loga considera que estos nuevos enfoques sobre la relaci贸n entre la poluci贸n y la aparici贸n de enfermedades son cruciales de tener en cuenta, ya que el cuerpo humano, a pesar de haber vivido durante mucho tiempo en entornos contaminados, a煤n no ha desarrollado ning煤n mecanismo para protegerse de los efectos nocivos de la poluci贸n. Los estudios deben abordar problemas que van desde la irritaci贸n y el envejecimiento prematuro de la piel hasta el da帽o a los 贸rganos internos y la proliferaci贸n de c茅lulas cancer铆genas. En el caso del c谩ncer, este se debe en mayor medida al estr茅s oxidativo, que ocurre cuando las especies reactivas de ox铆geno (ROS) destructivas est谩n descontroladas y la red antioxidante natural del cuerpo no es capaz de neutralizarlas a tiempo antes de que da帽en la piel y otros 贸rganos. La generaci贸n de ROS se produce por tres factores relacionados con la poluci贸n, como los receptores de hidrocarburos arom谩ticos, el ozono y las part铆culas.

Frederick Frasch, que trabaja en el Instituto Nacional de Salud y Seguridad Ocupacional de EE. UU. en Morgantown, Virginia Occidental, se refiere a la forma en que los qu铆micos ingresan a la piel como "sigilosamente" en comparaci贸n con los escenarios en los que las toxinas se inhalan o ingieren. Whitney Bowe tambi茅n aborda el sigilo con el que la poluci贸n es absorbida por la piel, mencionando que, por un lado, hay contaminantes a茅reos que llegan a los poros de la piel de forma semejante a como se vierten piedras en un recipiente, y por otro lado, ilustra el caso de los hidrocarburos arom谩ticos polic铆clicos, com煤nmente emitidos por los escapes de los veh铆culos y los incendios forestales, describi茅ndolos como lipof铆licos, caracter铆stica que les permite penetrar a trav茅s de los espacios grasos existentes entre las c茅lulas de la piel, infiltrarse en el sistema circulatorio y propagarse por todo el cuerpo.

Es imprescindible emprender m谩s investigaciones para establecer con mayor precisi贸n las conexiones entre la poluci贸n atmosf茅rica y la salud de la piel; no obstante, actualmente existen suficientes datos que apuntan a la funci贸n de barrera de la piel y la hidrataci贸n de la piel como las dos amenazas m谩s inmediatas que enfrentamos frente a los peligros de la poluci贸n atmosf茅rica para la piel.

脥ndice

Contenido relacionado

Deja una respuesta

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende c贸mo se procesan los datos de tus comentarios.

Subir