Basura espacial 驴Es un riesgo para la Tierra?

En un mundo donde la cantidad de desechos que generamos diariamente no parece ser suficiente, pronto nos veremos confrontados con la basura que orbita el espacio. Esta existencia de residuos espaciales va en constante aumento y plantea una amenaza no solo para los sat茅lites, sino tambi茅n para la Estaci贸n Espacial Internacional. Incluso un fragmento de basura de apenas 10 cent铆metros de tama帽o tiene el potencial de aniquilar por completo un sat茅lite de tama帽o promedio, lo cual es un verdadero desaf铆o.

驴Qu茅 constituye la basura en el espacio?

A lo largo de m谩s de seis d茅cadas de historia espacial humana, se han registrado alrededor de 6,220 objetos en 贸rbita (Datos de la ESA actualizados hasta julio de 2023). Estos logros han permitido importantes avances tecnol贸gicos, como los sat茅lites de comunicaciones y los utilizados para estudios meteorol贸gicos. Aunque estas tecnolog铆as son de gran utilidad, tambi茅n plantean un desaf铆o significativo: el de la basura que flota en el espacio.

Sat茅lite en 贸rbita alrededor de la Tierra
En la imagen: Sat茅lite orbitando la Tierra

La mayor铆a de estos objetos son restos desprendidos de cohetes y sat茅lites, aunque tambi茅n se pueden encontrar cosas como un guante perdido por el astronauta Edward White, una c谩mara extraviada por Michael Collins, bolsas de basura de la Estaci贸n Espacial Mir, una llave inglesa e incluso un cepillo de dientes.

驴Cu谩nta basura hay en el espacio?

Se estima que en la actualidad hay alrededor de 36,500 desechos de m谩s de 10 cent铆metros de di谩metro en 贸rbita alrededor de la Tierra, cifra que asciende a 1 mill贸n si consideramos los objetos con un di谩metro de entre 10 cm y 1 cm. Por otro lado, la cantidad de fragmentos que var铆an de 1 cm a tan solo 1 mm supera los 130 millones. La mayor铆a de estos desechos se encuentran en la 贸rbita terrestre baja, que se sit煤a entre 300 y 1,000 km de altitud. La pregunta clave es: 驴Representan un peligro? La respuesta es definitivamente afirmativa. Un fragmento de alrededor de 10 cm tiene el potencial de destruir completamente un sat茅lite de tama帽o medio, mientras que uno de apenas 1 cm podr铆a comprometer gravemente una misi贸n de lanzamiento. Incluso los fragmentos de un mil铆metro pueden causar da帽os localizados o afectar seriamente algunos subsistemas.

Sat茅lites en activo y restos espaciales - Cr茅ditos ESA
En la imagen: Sat茅lites activos y residuos espaciales - Cr茅ditos ESA

Actualmente, la densidad de los residuos en el espacio sigue siendo relativamente baja: a una altitud de 1,000 km, donde son m谩s abundantes, la cifra es de 0,0001 objetos por km鲁. A partir de esta premisa, se deduce que las posibilidades de colisi贸n son escasas. No obstante, el problema radica en que un solo choque puede generar docenas o incluso cientos de nuevos fragmentos, los cuales a su vez pueden impactar contra otros residuos o sat茅lites, desencadenando un efecto domin贸 que podr铆a eventualmente obstaculizar la exploraci贸n espacial. Esta situaci贸n, conocida como s铆ndrome de Kessler en honor a su creador Donald J. Kessler, un consultor de la NASA que en 1978 advirti贸 sobre los riesgos de esta cascada de eventos.

Medidas para protegerse de los desechos espaciales

La Estaci贸n Espacial Internacional ya ha implementado algunas precauciones para mitigar los efectos.de posibles choques con chatarra espacial. Sin embargo, las medidas que se toman no siempre son suficientes: solo considere que incluso el renombrado 贸culo de observaci贸n presenta una marca en su superficie debido a la chatarra espacial. Una de las soluciones m谩s habituales es, en consecuencia, ajustar la 贸rbita de la Estaci贸n Espacial Internacional mediante los propulsores de la ISS o de la nave espacial conectada a ella.

Perjuicios en el domo de la ISS
En la representaci贸n: Perjuicios en el domo de la ISS

En lo referente a los sat茅lites, lo que est谩n ejecutando los investigadores es tratar de vigilar la trayectoria de estas ruinas, a fin de modificar la direcci贸n de los sat茅lites para evitarlas. No obstante, esto solo es factible con los sat茅lites de 煤ltima generaci贸n, que poseen algunos motores para ejecutar dichas maniobras.

En cualquier caso, rastrear la chatarra espacial est谩 lejos de resultar sencillo: se disponen de sensores visuales para llevar a cabo esta tarea, como los l谩seres, por ejemplo, pero van perdiendo eficacia a medida que la basura espacial se vuelve m谩s diminuta. Los escombros con un ancho inferior a 10 cm, de hecho, resultan no solo complicados de identificar, sino tambi茅n m谩s imprevisibles en sus movimientos, dada la menor estabilidad orbital.

Las alternativas para abordar el problema

Ahora veamos qu茅 medidas se est谩n contemplando para solucionar el inconveniente de la chatarra espacial. L贸gicamente, lo primero ser铆a evitar en la medida de lo posible futuros percances y choques. Esto se puede lograr mejorando las tecnolog铆as aeroespaciales o rastreando las 贸rbitas de los desechos espaciales con mayor precisi贸n para prevenirlos. Otra acci贸n que se puede llevar a cabo es facilitar el proceso de autodestrucci贸n de ruinas. Tenga en cuenta que la mayor铆a de los objetos que se desprenden de un cohete o sat茅lite finalmente se desintegran al entrar en contacto con la atm贸sfera. Por tanto, dise帽ar y construir componentes aeroespaciales que faciliten este proceso resulta en algo beneficioso. Siempre con soluciones a corto plazo, se debe planear maneuvers de reintegro controlado para todos los objetos que enviamos al espacio, con el fin de retirarlos antes de que se deterioren. En realidad, el reintegro controlado implica que el sat茅lite se autodestruir谩 de forma aut贸noma al entrar en contacto con la atm贸sfera. Y si alguna parte sobrevive, su trayectoria descendente finalizar谩 en aguas internacionales, donde no representar谩 ninguna amenaza para nadie.

Ilustraci贸n de una recuperaci贸n de desechos espaciales - Cr茅dito ClearSpace
En la representaci贸n: Ilustraci贸n de una recuperaci贸n de desechos espaciales - Cr茅dito ClearSpace

Luego se presentan las soluciones a largo plazo. De hecho, en los 煤ltimos a帽os tambi茅n se ha comenzado a idear soluciones para recuperar fisicamente la chatarra espacial. La ESA, la Agencia Espacial Europea, ha lanzado dos proyectos con ese prop贸sito. El primero consiste en identificar grandes desechos espaciales y utilizar una malla para capturarlos. El otro implica usar un androide espacial. Este 煤ltimo ser谩 dise帽ado para acercarse a los escombros a recuperar, acercando gradualmente las dos 贸rbitas. Una vez cerca, el androide tomar谩 los desechos con brazos mec谩nicos y posteriormente los llevar谩 de vuelta a la Tierra.

脥ndice
  1. 驴Qu茅 constituye la basura en el espacio?
  2. 驴Cu谩nta basura hay en el espacio?
  3. Medidas para protegerse de los desechos espaciales
  4. Las alternativas para abordar el problema

Contenido relacionado

Deja una respuesta

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende c贸mo se procesan los datos de tus comentarios.

Subir